#NiUnaMenos en las calles y en los medios

Los días previos a la marcha fueron intensos para todas. Algunas lo soñábamos hace tanto que teníamos miedo de creerlo. Las sensaciones eran agridulces: alegría por el momento colectivo de conciencia, dolor por tantas heridas abiertas.

Muchas fuimos  a manifestarnos con el corazón en carne viva, para encontrarnos entre nosotras, para recordarnos que no estamos solas, y para mostrarnos a todas que podemos salir de la violencia extrema. La multitud era tal que apenas se podía circular. Se veían muchas familias, niñas y niños de todas las edades en brazos, cochecitos o deambulando.

Era raro ver algún grupo sin un mensaje conjunto, fuera la foto de una mujer asesinada o desaparecida, alguna consigna de las muchas que se crearon o simplemente el lema #NiUnaMenos, pintado o impreso sobre lo que hubiera a mano.

Muchas niñas y niños reclamaban por sus propias madres asesinadas.

Los grupos organizados destacaban por sus banderas y remeras. Podían distinguirse muchísimas instituciones contra la violencia de género al circular (o en ocasiones, intentar circular) por la plaza del Congreso.

También había sindicatos, partidos políticos, grupos de artistas, organismos de derechos humanos, incluso algunas personas merodeando por su cuenta, pero eran las menos.

Fue una misión casi imposible encontrar personas conocidas, aún teniendo una idea de dónde estarían. La multitud era una marea con corrientes propias y a veces no quedaba más que dejarse arrastrar por ella.

Los medios de comunicación dieron cuenta de la dimensión de la marcha con fotos panorámicas y filmaciones aéreas.

Con alguna hipocresía, medios que ofrecieron sus plataformas masivas para exponer mensajes sexistas y presentar expertos en misoginia, cubrieron en vivo la marcha con tono de consternación, aprovechando para explotar el morbo del dolor. Aunque el compromiso contra la violencia no puede ser fingido, la difusión fue bienvenida y necesaria.

Los medios masivos se centraron en la cobertura de la movilización frente al Congreso, con ocasionales imágenes de las ciudades principales del país, pese a haber difundido las listas de puntos de encuentro.

Algunas concentraciones más pequeñas fueron cubiertas por medios locales. Todas fueron volcadas a las redes sociales.

Todas fueron, además, impactantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: