#NiUnaMenos: un aniversario con muchas menos

El 3 de junio, las mujeres volvieron a las calles de Argentina y Uruguay. 150.000 personas marcharon desde el Congreso con la consigna “Ni Una Menos, Vivas nos queremos.” En marchas y actos en todo el país, se expresaron sobrevivientes y familias de víctimas de violencia de género.

Las mujeres, las travas, las muertas, las maltratadas, las violadas, las secuestradas, las encarceladas volvieron a tomar las calles, a un año de la primer convocatoria #NiUnaMenos. El grito se replicó en cerca de cien ciudades en Argentina y quince en Uruguay. Las redes sociales volvieron a agitarse bajo las consignas: “Ni Una Menos, Vivas nos queremos. El Estado es responsable”.

La marcha desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo reunió a unas 150 mil personas, según las organizadoras. Las movilizaciones se replicaron desde Tolhuin, Tierra del Fuego, hasta San Salvador de Jujuy, pasando por Santa Rosa en La Pampa y la ciudad de Santiago del Estero. Todas fueron encabezadas por familias víctimas de violencia de género así como periodistas y artistas locales. En el Congreso, la marcha fue liderada además por la bandera violeta de la Campaña Nacional Contra las Violencias, y la bandera verde de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

NiUnaMenos4.jpg

Tanto las consignas como las participantes fueron muchas y diversas. En la multitud, las historias personales formaron un mismo entramado con los reclamos políticos. Familias de mujeres y niñas asesinadas marcharon junto a hijos e hijas de mujeres desaparecidas. Una remera anunciaba irónicamente: “Disculpen las molestias, nos están asesinando”, mientras La Poderosa, red de agrupaciones barriales, reformuló un refrán popular en un pasacalles: “Somos las hijas de las villeras que no pudiste erradicar”. La Fulana, tradicional agrupación de lesbianas y bisexuales, reclamaba en sus carteles:  “Si decís Ni Una Menos, visibilizá a las lesbianas en el feminismo”.

Se reclamó justicia por miles de mujeres, todas con nombre propio pero innumerables. Algunos nombres trascienden las fronteras provinciales, por ser ventanas a la situación de miles de mujeres: Chiara Paez, la adolescente de Santa Fe cuyo femicidio originó la primera protesta en 2015 ; Belén, la joven tucumana que al sufrir un aborto espontáneo fue torturada por personal médico y policial y encarcelada por homicidio; Milagro Sala, líder popular y diputada del Parlasur detenida ilegalmente en Jujuy.

En Ushuaia, Alika, de 15 años, hija de la sobreviviente de trata para explotación sexual Alika Kinan, declara en su discurso: “Ninguna niña debería vivir con el miedo a ser prostituida, a ser violada, a ser golpeada, a ser humillada. Antes que mi propio dolor, no quisiera que un día me encuentren en una bolsa. Gracias mamá por dejarme soñar”.

niunamenos2

En Buenos Aires, la marcha avanza por Avenida de Mayo y desborda hacia calles aledañas. Cae la noche mientras aún se reúne la multitud en la Plaza de Mayo. En Rosario la marcha se congrega en torno al Monumento a la Bandera. En la ciudad de Mendoza, bajo la lluvia, la reunión fue en San Martín y Peatonal. En todo el país se denuncian los femicidios, las desapariciones, los maltratos y las violencias. Los derechos que constan en la Ley 26.485, para prevenir, sancionar y erradicar la violencia, salieron a las calles exigiendo convertirse en realidades


Más notas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: