De feminismos, derechos humanos y batallas culturales

El movimiento de mujeres en Argentina tuvo tres grandes momentos de movilización en lo que va del 2017: el Paro Internacional de Mujeres el 8 de marzo, la Marcha de los Pañuelos en repudio al 2×1 a los genocidas el 10 de mayo, y -menos numerosa- la tercera edición de la marcha Ni Una Menos el 3 de junio.

Durante la organización de cada uno de estos eventos, se pusieron de manifiesto las divisiones entre las diferentes vertientes del movimiento de mujeres: partidarias, sindicales, feministas, de derechos humanos, de diversidad sexual. Cada grupo trajo su mirada, sus reivindicaciones, incluso sus conflictos internos, a las asambleas de todo el país.

Asamblea de Mujeres de la Ciudad de Buenos Aires
La Asamblea de la Ciudad de Buenos Aires, reunida en la Mutual Sentimiento, organizando el Paro Internacional de Mujeres.

Aunque la organización estuvo lejos de ser armónica, en Buenos Aires se logró emitir un documento unificado para el 8 de marzo luego de arduos debates e intercambios. Ese mismo documento se tomó como base de trabajo para el 3 de junio.

17190965_1304270569639532_1764498673008434489_n-e1497757596314.jpg
El 8 de marzo, la bandera incluyó a Georgina Orellano y el paraguas rojo de AMMAR;                              a la sobreviviente y querellante contra el Estado y los proxenetas Alika Kinan;                                            y a la sobreviviente travesti Florencia Guimaraes García con su cartel:                                                     “La prostitución es muerte, basta de genocidio travesti-trans”

Diferencias, divisiones y (r)evoluciones

En una emisión reciente de mi columna “Las Empoderadas”, describí las agresiones dirigidas a las víctimas y sobrevivientes de la prostitución, particularmente las travestis-trans, y a todo el movimiento abolicionista.

Ahora quisiera explayarme sobre las estrategias de marketing político y operaciones mediáticas que se utilizan desde los grupos de la Ciudad de Buenos Aires que buscan capitalizar las asambleas de mujeres y en particular, la creciente capacidad de movilización de las mujeres, lesbianas, travestis y trans.

La batalla cultural que están dando es la del marketing, porque no atacan un problema social sino que buscan posicionarse a sí mismas y a su mensaje, a toda costa. Se trata de pura retórica en el mejor de los casos.

Así que pasemos a un recorrido visual, comenzando con una imagen y un relato del último 3 de junio. (click sobre las imágenes para agrandarlas)

Quien sólo viera esto,  vería a lo mejor una bella foto y una bella anécdota. Para quienes vimos lo que sucedió, no detrás de escena sino en ese mismo escenario, la perspectiva es muy distinta.

Invito a mirar esta versión acelerada de los hechos. También pueden ver el video publicado por Madres Víctimas de Trata junto con el relato de lo sucedido haciendo click en este link.

Liliana Daunes, Nora Cortiñas y Margarita Meira

Presten atención al paraguas rojo en el fondo, que levantan sobre la cabeza de Nora Cortiñas y Margarita Meira un rato después de agredirla para que se saque la pechera de Madres Víctimas de Trata.

Esos paraguas rojos son los que Orellano menciona en su relato, del cual no cuestiono la veracidad ni la verosimilitud. Pero la exigencia de que se saque la pechera, el paraguas abierto, el relato y la imagen finalmente elegidas, todo esto apunta a esta estrategia de marketing a toda costa, el objetivo era lograr la foto.

Si Margarita Meira no hubiera estado rodeada de compañeras que la contuvieron, si hubieran logrado intimidarla y sacarla del cuadro, ¿habríamos visto una foto de Nora Cortiñas con el paraguas rojo sobre su cabeza, en lugar de sólo leer sobre el paraguas en el relato?

Si la pregunta parece prematura, repasemos lo que pasó el 8 de marzo, en el mismo escenario y con las mismas protagonistas. Para empezar, Nora Cortiñas tuvo que intervenir para que organizadoras del colectivo Ni Una Menos de C.A.B.A. le permitan subir a Margarita Meira, a quien pretendían dejar abajo.

Las fotos a continuación retratan un momento en el que Margarita Meira levantaba un cartel que decía: “La prostitución no es trabajo, es violencia”. Alguien intentaba evitar que lo mostrara, y Nora entonces tomó ella misma el cartel de su amiga.

Si todavía quedara alguna duda de que hubo una intención de hacer una puesta en escena para mostrarse junto a una Nora Cortiñas favorable, no hace falta más que bajar la vista y mirar el primer comentario de la foto publicada por Georgina Orellano:

Comentario en muro de Facebook


El papel de los “papelitos”

Para ilustrar esta práctica, que aparece permanentemente, pasemos al estudio de un caso: el abordaje en torno a los “papelitos” pegados en la calle con oferta sexual. Las campañas para despegarlos han sido una forma importante de concientización. La respuesta de las promotoras del trabajo sexual fue un asedio constante reformulando cada acción para dar su propio mensaje.

Empecemos con las siguientes imágenes:

Nombro ahora algunas cosas que me parecen llamativas. La intervención anti-trata replica mucho mejor la disposición habitual de las pegatinas de papelitos de oferta sexual, que la de quienes afirman que realizan el trabajo. ¿Y qué hay del hecho de que los papelitos de la imagen de la derecha sean un collage de variados diseños, tamaños y colores? ¿Se habrán quedado sin stock de los papelitos que afirman que usan constantemente para trabajar?

Pero el juego de las semejanzas recién comienza. Veamos que pasó con la campaña de la Ciudad de Buenos Aires y con los “papelitos concientizadores” que aparecieron para combatir la trata.

Campaña No seas cómplice AMMAR

18767867_855021671316061_2873701764116208318_n
María Riot y Georgina Orellano pegando papelitos. No para ofrecer sus servicios, sino para su campaña anti-campaña anti-trata.

Aquí una declaración de la propia María Riot:

Las putas pedimos que dejen de hablar por nosotras. Que dejen de arrancar los papelitos que usamos como herramienta de trabajo. Que dejen de pensar que están haciendo una buena acción cuando lo único que están logrando es calmar sus buenas conciencias de pensar que están combatiendo la trata cuando en realidad no están haciendo nada.

“Trabajo sexual no es trata”, La Tinta,  28 Octubre, 2016

Ahora bien, siendo que afirman que son autónomas y utilizan los “papelitos” para promocionarse, ¿no tendría más sentido que pegaran sus propios anuncios de oferta sexual? ¿por qué no aclaran en los propios papelitos de trabajo que son autónomas? ¿por qué no eligieron imágenes reales de las laburantas a quienes representan, para demostrar su punto?

Si las preguntas parecen tendenciosas, haremos bien en ver la realidad que buscan tapar con una foto:papelitos2.png

En Flores , en la plaza, hay un patova q vigila la red de prostitucion en la zona... en la parada del 134 , mientras yo estaba sacando los papelitos con la propaganda de algunos cabarulos, este tipo se me acerco a intimidarme ... " deja eso piba, no queres terminar mal".... Me di vuelta y lo increpe:"que decis?".... a lo q me contesto: " te veo siempre x aca, deja eso sino queres q te pase nada"....

13626577_10209660629860892_7389538523181665367_n.jpgYo segui con lo mio .... y en eso pasa un patrullero de la metropolitana y para en la esquina... se me cayeron algunos al piso y estos gatos c aires de superiores me dicen :"señorita documento"... "Documento xq?" Le digo .... " y escuchen lo mejor:" xq esta ensuciando el espacio publico"... me cague tanto de risa, en sus propias caras, lo agarre del hombro a uno y le dije:" Dale ... usa otro argumento se q podes pensar a pesar del uniforme" ...a todo esto el tipo q me amenazo se acercaba ( xq rodea la plaza vigilando a algunas de las pibas q laburan) y yo lo señalo y le digo al gato c borcegos y arma enfundada, "ese tipo me amenazo" paralo a el tambien y pedile documento... a lo q me contestaron " no el es del barrio lo vemos siempre".... acto seguido , vino el bondi ... la sra q estaba en la parada conmigo lo para y yo les digo a los ratis medio pelo.... " me voy a laburar, deberian hacer lo mismo" y me fui...

Publicado en Facebook el 6 de julio de 2016


Tipo pegando papelitos de prostituciónEn el día de ayer 29/8/16 en la intersección de Montevideo y Corrientes a las 15:40hs me encontraba sacando papelitos con oferta sexual para depositarlos en los buzones de denuncia habilitados por el GCBA s fin de combatir el delito de trata de personas. En ese momento Fernando Fuente Alba que aparece en la fotografía, me golpeó, me amenazo de muerte y me arrojó contra el piso cayendo en la Av Corrientes por lo q me causo fuertes lesiones y me rompió el celular . 


Golpe a una compañera por despegar los papelitos de prostituciónOtro hombre que aparece en una de las fotos me filmo e intentó con ello amedrentarme. A raíz de lo sucedido, lo detuvieron a Fuente Alba e hice la denuncia en la comisaría 3 donde le dieron intervención al Juzgado Nacional en lo Correccional N 8 a cargo del Dr Ghirlanda, secretaria N 63 de la Dra Lorena Páez.

Agradezco a las dos mujeres que me salieron de testigos y a todos los q participaron ya que intento seguir golpeándome. También la excelente atención telefónica que me brindó la línea 144 por violencia de género. Espero que esto no quede impune y a pesar de todo no tengamos miedo en seguir denunciado estos hechos.

Publicado en Facebook el 23 de septiembre de 2016
[Nota de la autora: Fernando Fuente Alba está actualmente procesado por la denuncia realizada]


18519475_10155107943932293_9164456058568012589_nHoy caminando sobre Av. Cabildo me crucé con dos giles, de ésos que pegan "papelitos" ( trata de personas). Con los papelitos me vengo encontrando hace tiempo, y me ocupo de sacarlos, romperlos y tirarlos, pero hoy le pude poner cara.

En uno de esos momentos que estábamos tirando los papeles en el tacho de basura, un gil se acercó, nos empezó a mirar y le dijo a Juancho (que era la persona que me acompañaba en ése momento) - Que hacés boludo? los estoy viendo. ( Alerta! amenaza?!) Y se fué ( como buen cagón). 

Al cabo de 20 minutos apróx no encontramos con otro gil, que también estaba en la misma, pegando ahí en la parte de atrás del tacho de basura, me acerco para tirar paradójicamente lo que ellos estaban pegando, y le pregunto si tenía pensado seguir pegando muchos más?...Comenzó una discusión sin argumentos de su parte, diciendo que era del barrio que estaba laburando, que no le rompiera las pelotas, que laburaba pegando papeles de "privados",. Le pregunté que eran los privados?, y su respuesta fue,- No sabés lo que son los privados nena?!.

Y ahí empezamos a subir el tono de la conversación. Le dije,sabés lo que es la TRATA DE PERSONAS! , me dijo que LE CHUPARA LA PIJA!, nos empezamos a gritar en medio de la Avenida, queria escracharlo, que me escuchara él y los que nos rodeaban, le dije que lo iba a denunciar! Simplemente me cegué, y saqué toda mi furia. Hasta ahora nunca les había podido ver la cara, y éso despertó el más profundo odio e impotencia por todas las que estamos y las que ya no están!

Publicado en Facebook el 16 de mayo de 2017


Si aún después de esto sostuviéramos que los papelitos son herramienta de trabajo de las autodenominadas autónomas, quedaría preguntarse quién se hará cargo de estas pegatinas y del mensaje que transmiten:

El objetivo de las despegatinas es ante todo generar conciencia de la ciudadanía e invitar a involucrarse de una manera accesible, inmediata y comunitaria. Es la herramienta de terminar con la indiferencia y por lo tanto, con la impunidad.

Una transformación feminista de la sociedad requiere un cambio de raíz y un cuestionamiento profundo de los roles asignados a varones y mujeres, muy especialmente en el campo de la sexualidad que es donde mayor violencia se ejerce contra nosotras.

12342271_807792469330169_9190583050589030340_nLa reivindicación de derechos de las autodenominadas trabajadoras sexuales no es incompatible con la lucha contra las redes de trata para explotación sexual, tal como Orellano afirma que afirmó Nora Cortiñas. Esto no es ninguna novedad para las abolicionistas.

Lo que sí es incompatible es la reivindicación de la prostitución como trabajo-empoderamiento, con la deconstrucción del rol masculino como proveedor-predador. Lo impracticable es el fin de la explotación sexual sin el cuestionamiento de quiénes la consumen y por qué, y con qué consecuencias. El discurso anti despegatinas no busca disuadir del estigma contra las prostituídas, sino que en última instancia protege a los puteros de una población concientizada.

Así vemos otra técnica habitual: asimilar el interés del putero al de las putas. Lo que nos  lleva al siguiente punto.


De los clientes, la plata y para qué nacen las mujeres

Una reformulación que no resultó tan exitosa fue la que hicieron del lema “Sin clientes no hay trata”. Se lo tomaron a pecho y salieron a la cancha de esta manera:

Muchas compañeras que apoyan la lucha de las trabajadoras sexuales les llamaron la atención respecto de la frase “Sin clientes no hay plata”. La consideraron una burla a la lucha contra la trata, una banalización de la responsabilidad del consumidor y del arduo trabajo por visibilizarlo.

María Riot se mostró sorprendida por los señalamientos en un artículo en donde se apuró a aclarar que “no es una burla ni un chicaneo, es una respuesta política”. Y vaya que lo es. En su artículo reconoce que es una respuesta a la popularidad del lema  “sin clientes no hay trata”.

Como las despegatinas, el foco en el cliente es una manera de concientizar, de des-naturalizar hábitos que tenemos aprendidos e invisibles a nosotras mismas. Cuestionar el consumo de prostitución es apuntar a la raíz del sistema de violencia sexual contra las mujeres y la igualdad es mal negocio.

De ninguna manera me interesa dar por cerrado este debate, sino mostrar un mecanismo que se repite. Y que cuando no funciona, se lo justifica desde la lucha propia pero nunca desde el contexto más amplio de la lucha de todas las mujeres.

Pasemos para eso al siguiente ejemplo visual, el hostigamiento a la sobreviviente Sonia Sanchez y su labor de concientización bajo el lema “Ninguna mujer nace para puta”.

En este caso opera también otro mecanismo: tomar la reformulación misma como una muestra de superioridad argumental. Luego se toma esto como excusa para un trato despectivo hacia la postura abolicionista en general.

Para finalizar esta sección de nuestro recorrido, dejo una conversación un tanto confusa que tuve con la autora del cartel cuando lo publicaron en RIMA – Red Informativa de Mujeres de Argentina.

Diálogo RIMA - Red Informativa de Mujeres de Argentina


De putas, yutas y fiolas

Un último elemento que sumaremos a este análisis es la construcción de “la yuta” como oposición a “las putas”. En el discurso, utilizan indistintamente “yuta” y “abolicionista” invitando a pararse del lado de “las putas”. Una forma de marcar la cancha, lisa y llanamente.

El planteo es claro: abolir el sistema de explotación sexual de las mujeres es un ataque a su negocio. Entonces interpretan al abolicionismo como una idea represiva y la asocian a la fuerza por excelencia del Estado represor.

Es interesante recordar en este punto nuestro primer ejemplo. Recordemos que hay en curso una denuncia penal contra un “pegotero” que insultó, golpeó y amenazó a una mujer por depegar los papelitos. Aprovecho para dejar un último testimonio que me guardé para este momento.

Policía cuida los papelitos de prostitución

Entonces un día la reformulación alcanzó a la propia Georgina:

Georgina Orellano publicó ella misma la imagen de la derecha desde su perfil de Facebook, describiéndola como parte de “continuos ataques y demonizaciones que se llevan a cabo hacia las trabajadoras sexuales”, “muestra de la violencia y el estigma” y preguntándose “cual sera el siguiente dibujo, si aparecere con el ojo morado o con esposas en las manos”.

Aquí correspondería hacer un análisis más profundo para comprender mejor la situación. Prometo dedicarme a eso más adelante. Por ahora, dejo como muestra para reflexionar otro intercambio en las redes sociales:

Diálogo Facebook Ammar Río Negro
No hubo respuesta

Conclusiones

e1d722a434f0c087b92c9ccc747f410f

Insisto una vez más y como siempre en no cerrar el debate, nos animo a todas a seguir reflexionando, pero siempre con los hechos arriba de la mesa. Es hora de darnos un debate honesto, desde el amor, desde la memoria. De nada sirve ser muchas si no aprendemos nada. Si no aprendemos constantemente y nos ayudamos a crecer unas a otras.

Por la memoria de las que ya no están, por la justicia para las víctimas y sobrevivientes, por el futuro de todas, soy abolicionista del sistema de explotación sexual patriarcal y de todos los sistemas de explotación en la sociedad.

Yo puedo respetar puntos de vista completamente distintos del mío. Es por eso que no tengo dudas de la dirección en la que quiero avanzar contra la violencia. Y si me fuerzan a elegir un “lado”, sé con toda certeza cuál elegiría.

El enemigo que enfrentamos es monstruoso y devastador. El sistema de violencias del que hablamos no es una abstracción ni una suposición. A modo de cierre, dejo dos síntesis de nuestro aprendizaje sobre la violencia contra las mujeres, que considero imprescindible tener en cuenta para cualquier abordaje a cualquier tema relacionado con los derechos de las mujeres.

2 comentarios sobre “De feminismos, derechos humanos y batallas culturales

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: