Trata y prostitución

Por Florencia Guimaraes García |

Trata y prostitución, por más que los sectores reglamentaristas se esfuercen por desviar la discusión, ambos conceptos son sinónimos de nuevas formas de esclavitud y múltiples violencias estructurales basadas en desigualdades que siguen vigentes aún hoy. Por más que hoy parte de la sociedad diga horrorizarse ante un caso de trata de personas con fines de prostitución, lo repudie e incluso lo denuncie, se siguen sosteniendo las practicas patriarcales a través de la naturalización y sus diversas formas de justificativos ante la existencia de la prostitución.

No debemos olvidar ni por un segundo que vivimos en un sistema patriarcal y capitalista donde todavía se considera a mujeres, travestis y trans como objetos de consumo sexual de los hombres. En este sentido se instalan discursos tales como que hay una prostitución “libre” y otra que es forzada, desconociendo, u omitiendo las condiciones que llevan a miles de mujeres, travestis y trans a atravesar la situación de prostitución. Se sigue reproduciendo la división entre “buenas” y “malas”, poniendo siempre en el lugar de las “malas” a todas aquellas que se encuentran atravesando la situación de prostitución. Esas “malas” pero tan necesarias para la satisfacción y el desenfreno sexual que dice la cultura patriarcal y falocentrica no pueden los hombres controlar, y ante esa “necesidad” se necesita de la prostitución.

“Las malas”, o sea todas aquellas que atravesamos y atraviesan la situación de prostitución, llegamos a los campos de concentración moderna por no haber tenido igualdad de oportunidades de acceso a la educación, a la salud, a la vivienda, a la justicia, a la alimentación, etc.

Si existe la trata de personas con fines de prostitución es porque en esta sociedad está completamente aceptado que hay que complacer a los prostituyentes-torturadores a como dé lugar, sin importar la vida de la persona prostituida. La prostitución en alianza con el narcotráfico y el negocio de las armas son de los negocios más rentables del planeta

Ser abolicionista del sistema prostituyente, es ser abolicionistas de toda forma de esclavitud moderna, entendiendo que todo sistema de dominación y control sobre nuestros cuerpos, vidas, sexualidades y deseos debe ser eliminado. Mientras algunos sectores, como quienes piden la regulación-reglamentación del sistema prostituyente sostienen que la prostitución es un trabajo, otros sectores como el abolicionista plantea este sistema de esclavitud moderna desde una perspectiva de derechos humanxs. No consideramos en absoluto casual que quienes somos sometidas al sistema prostituyente en casi la totalidad somos las feminidades.

Como activista travesti abolicionista y sobreviviente de prostitución considero que ninguna persona debería tener como destino el infierno que significa atravesar dicha situación. Los Estados y quienes los conforman deberían garantizar una real igualdad de oportunidades y un acceso igualitario a los derechos a todes. Los estados deben garantizar una vida libre de cualquier tipo de violencias a todas aquellas que traviesan la situación de prostitución, brindándoles herramientas para el ejercicio pleno de sus derechos. Es necesaria la intervención del Estado para desalentar la promoción y mercantilización de los cuerpos de mujeres, travestis y trans, debe comenzarse a desnaturalizar el sistema prostituyente a través de la educación,. Es por eso que considero de total importancia una Ley de educación sexual integral con perspectiva abolicionista, donde desde temprana edad se enseñe que nadie tiene derecho a ejercer violencias de ninguna índole, como lo es convertir a otra persona en objeto.

Mientras la sociedad siga naturalizando y sosteniendo la prostitución seguirá existiendo la trata, debemos construir una sociedad libre de violencias machistas, debemos encarnar la lucha contra todo tipo de opresión, explotación y tortura.

Para finalizar quisiera llamar a la reflexión colectiva dentro del movimiento abolicionista e instar a construir espacios más amorosos donde se amplíen realmente los márgenes y se dejen de lado los discursos biologicistas que tanto daño hacen a nuestro movimiento.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s