Entrada fija

La solidaridad tiene cara de Madre

De lunes a viernes, a la hora del almuerzo, largas filas de gente desfilan por el pasaje Ciudadela en el barrio de Constitución para recoger, por una ventana del número 1249, su ración de comida: “quinientas cincuenta raciones. Hay personas en situación de prostitución, con graves problemas de salud y con niños chiquitos, me piden leche desesperadamente. Tuberculosis, bajo peso, VIH, etc., etc. …” revela Margarita Meira, la mujer que lleva adelante este comedor que resulta ser, también, su propia casa. Continúa leyendo La solidaridad tiene cara de Madre